Call me by your name es el cierre de una trilogía

En mi rara afición por escribir post en el momento en que me siento motivada y dejar su publicación para más adelante, hoy me apetece hablaros de un tema especial. La trilogía del deseo que cierra la película Call me by your name.

Si por algo recordaré esta carrera de los Oscars, es por el impacto que ha causado en mi esta maravillosa película, y cual fue mi sorpresa, cuando me enteré que dicha producción forma parte de la trilogía pensada por el director, Luca Guadagnigo. Todo este tema empezó con Yo soy el amor, producción del 2009 y va seguida por Cegados por el Sol de 2015.

tumblr_o9zgc1qn2f1qcpoh9o1_500Hace menos de una semana no tenia ni idea de la existencia de este director y ahora debo confesar que estoy impaciente por seguir viendo su filmografía. Como os podéis imaginar, mi historia con él, empieza la noche que vi Llamame por tu nombre. La verdad es que no me he atrevido hacer una review en condiciones por la cantidad de cosas que me hizo sentir esta historia.

Una historia que ocurre en el norte de Italia, durante un verano de 1983. Si por algo me ha encantado esta producción y las otras de las que quiero hablar es que el cine de este hombre es todo un ejemplo de sensaciones. Las tres historias comparten una manera de narrar la historia y una estructura que tiene puntos en común. Como siempre me enfrento a esta entrada un poco a modo de ensayo error, hablaré un poco de las tres y a continuación os diré porque me encanta tanto la manera de narrar de este hombre.

tumblr_p26vmvOtFJ1s386poo1_500

Para empezar Yo soy el amor (2009), es la encargada de abrir esta trilogía y en la que empezaremos a ver una ligera evolución que nos dará las claves para entender un poco más Call me by your name. Para empezar en I am love, nos empezamos a encontrar algún que otro paralelismo. Primero la familia protagonista es de clase acomodada, viven en una casa donde absolutamente todo es bello, un poco ajenos a lo que pueden ser los problemas de la gente menos pudiente. En la apacible, acomodada y aburrida vida de Emma (Tilda Swinton) se entrecruzará un joven y apasionado cocinero, el deseotumblr_p26vmvOtFJ1s386poo2_500 que surgirá entre ellos será incontrolable sin ánimos de hacer spoilers si os digo que la manera en que Emma y Antonio viven su romance en armonía con la naturaleza recuerda a Elio y Oliver. Aquí Luca Guadagnino nos muestra su pericia en hacernos ver un romance pasional, salvaje muy natural entre los amantes y rodeado de belleza. Los amantes no pueden remediar lo que les sucede y ven en todo lo que les rodea una sinfonía que simplemente acaricia a los protagonistas y al espectador con ellos.

Años después llegaría una segunda película Cegados por el Sol (2015), En esta ocasión tenemos una película que vuelve a transcurrir en un verano Mediterráneo. En esta ocasión  Tilda Swinton interpreta a una estrella del rock, vive apartada en un paraje tranquilo con su pareja (Matthias Schoenaerts). Hasta que un buen día, les visita el ex novio de ella (Ralph Finnes)  con la que dice ser su joven hija (Dakota Jonhson) . En seguida veremos como se establecen relaciones paralelas. Se reaviva una antigua pasión mientras otra se va sembrando.

tumblr_p26vmvOtFJ1s386poo3_500

Para ser clara, obviamente, la tematica principal es el deseo pero hay algo en común en entre las tres. Los personajes se dibujan una linea que no quieren traspasar y que el deseo les obliga a rebasar. Tanto Emma, como la estrella del rock y Elio, se frenan en sus instintos, ponen diques. Como espectadores somos conscientes que en ellos existe una lucha por no caer en la tentación, por mantenerse fríos y no entregarse. Limite que es siempre rebasado y no siempre con las mejores consecuencias.

Los telones de fondo son parajes idílicos, días calurosos, que invitan a quitarse la ropa, darse baños, interactuar con la naturaleza. Las películas de Lucca Guadagnino desprenden vida por todos sus píxeles. Ya sea por los platos que prepara Antonio, por su rincón paradisiaco donde cultiva sus verduras, la casa apartada del bullicio de la estrella del Rock en Cegados por el Sol o la Villa italiana de los padres de Elio, son parajes de ensueño, idílicos, paradisiacos que invitan a caer en las tentaciones no solo de la carne si no de las frutas, verduras, baños. Me gustan como telón de fondo porque envuelven a la perfección las historias que nos cuenta, es un elemento más para que el espectador, sienta, viva y se involucre en las experiencias de los protagonistas.

Y aquí llego a la última, de alguna manera tanto Yo soy el amor, como Cegados por el Sol tienen tintes un tanto dramáticos, los acontecimientos son los que son y hay, como decía, diques que una vez rebasados no hay manera de volver atrás. Emma se enamora y podríamos decir que lo paga (aunque no creo que sea pagar, ya que lo que acontece es un accidente) pero si que es primordial para que veamos lo que ineludiblemente en la vida real va muchas veces ligado al deseo, la culpa, tan humana y tan devastadora. En Cegados por el Sol los acontecimientos son distintos pero también traen a colación a la culpa (en las dos cintas la culpa es devastadora porque los acontecimientos lo son)

Pero no en Call me by your name. En la cinta que cierra la trilogía del deseo, para mi, es la más pura e inocente de las tres, en esta ocasión si es cierto que partimos de la base y del punto de vista de un joven adolescente, Elio tiene 17 años, como espectadores, vivimos con el su despertar, la emoción, la excitación, la seducción… Todo lo que le provoca y lo poco que entiende, como digo Elio descubre y en cierto momento se censura por sentir lo que siente. Y en otro momento se entrega, sin reservas, sin control, ama, desea, se involucra se deja llevar por las emociones y por el coctel hormonal en el que se convierte su cuerpo.

Todo esto como espectadores lo vivimos, y conectamos con el porque en el fondo, ya que, todos entendemos a Emma a la rock star o a todos los personajes de Cegados por el Sol, porque de alguna modo es fácil identificarse con ellos en algún momento todos nos sentimos como alguno de ellos. Pero hay algo que hace a Elio especial, el lo vive desde la inocencia desde el la precisidad que es el sentimiento, el primer beso, la lujuria, el rubor todo lo que le despierta Oliver es nuevo, salvaje y hermoso y pecaminoso todo a un mismo tiempo y como seres humanos lo entendemos. Porque absolutamente a todo (quien más quien menos) nos han roto el corazón.

Queria hablaros de tres pelis, para mi imprescindibles, que se han convertido en mis favoritas, todas son geniales porque lo son pero el combo de las tres me ha hecho reflexionar sobre el amor el deseo, la culpa o el sufrimiento. La trilogía del deseo habla de lo que nos hace humanos y como no podia ser de otra forma tenia que divagar sobre ella.

Os animo a que veáis las tres porque realmente no tienen desperdicio.

 

Un comentario en “Call me by your name es el cierre de una trilogía”

  1. Habrá que seguir tu consejo, no soy fan de las historias de amor pero parece que se le puede sacar el jugo en lo que respecta a la psicología de los personajes y si tiene una buena fotografía ¿por qué no? Lo que me ha quedado muy claro es que al director le gusta el verano XD yo prefiero verlo en pantalla que padecerlo personalmente. Besos Silvia 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s