The Expanse ¿despegamos?

    • Título: The Expanse
    • Cadena original: Syfy
    • Emisiones por otras cadenas: Netflix primera temporada
    • Género: Space Opera
    • Creador: Mark Fergus y Hawk Ostby
    • Basado en: The Expanse (Novelas de James S. A. Corey)

The Expanse es una serie de televisión que actualmente está emitiendo su segunda temporada en  el canal Syfy.

b6aa0204c1f2636b83e2f766676c28e1Hacer un breve resumen de lo que trata The Expanse es un poco complicado, porque si observas de qué va, aunque se enmarca dentro de la space opera, también juega muy bien con dos géneros más. A grandes rasgos, las historia nos cuentan cómo, en un futuro lejano, los humanos han colonizado el Sistema Solar. La acción empieza cuando vemos que al inspector Josephus Miller (interpretado por Thomas Jane) le dan la misión de investigar la desaparición de una chica. Por otro lado, seguimos el viaje de una nave espacial que tiene la misión de recoger agua en un satélite. El segundo de a bordo Jim Hollden, interpretado por Steven Strait, se verá envuelto en una misión mucho más compleja de la que jamás se hubiera podido imaginar, él y todos sus compañeros; son los que desarrollan la trama de space opera más propiamente dicha. Y si con esto aún no os llama, hay que añadir que uno de los elementos que hacen esta historia tan singular, es toda la parte de crisis socio-política que viven las tres grandes potencias de esta futurista sociedad: la Tierra, el Cinturón y Marte están al borde del conflicto.

Para mí, The Expanse es una muy buena propuesta de ciencia ficción si sois de los que, como yo, echáis de menos la grandísima Battlestar Galactica. Como en su día lo fuera BSG, The Expanse es un caramelo para todos los aficionados al género, atentos a ella si os encantan las tramas de aventuras espaciales, los conflictos con matices socio-políticos y las tramas argumentales que rinden homenaje al cine noir de detectives en busca de culpables.

Una de las cosas que más me han impactado de esta serie es el nivel de trabajo que lleva69c926a20e4c0a337371832376a7f524 en recreación de mundos e historia. Me explicaré; muy a menudo, podemos ver historias que obviamente tienen un nivel de trabajo importante en postproducción o en recreación de ambientes. Bien, para mí, The Expanse juega en otra liga, quizás por ser una historia que tiene sus antecedentes en el mundo literario, o por ser de ese tipo de historias en las que el buen hacer es primordial. Se nota un cuidado especial cuando ves detalles como la gravedad, siempre distinta en las diferentes áreas en las que suceden los acontecimientos; los tatuajes en el cuello de los personajes, signo de que en los viajes espaciales la velocidad o la gravitación no son gratuitos para quienes los “sufren”. Aunque me encantaría que ahondaran mucho más en todos estos aspectos, creo que es un signo de calidad y un acto de deferencia para el espectador exigente; para los que ansían vivir este tipo de aventuras de la manera mas creíble.

3a8d6603f3df6f9848bb0b22b1965ac1Lo único negativo que le veo a esta historia es que en sus capítulos iniciales intenta hacer demasiadas cosas. Al abrir tanta variedad de tramas y personajes, puede crear un tanto de desconcierto en el espectador, al que se le exige estar muy atento para no perderse ningún detalle de lo que se cuece en pantalla. The Expanse hace malabares con muchas cosas a la vez, y esto le puede pasar factura (con quizás poco ritmo en su inicio). Pero no os dejéis engañar; la trama social y la de cine negro acompañan de manera magistral la parte en donde esta historia tiene los ases escondidos:  la intriga, la aventura, la capacidad de descolocar al espectador con planos cortos que, en medio del gran universo, producen una inquietante sensación de opresión y claustrofobia en quienes se atreven a formar parte de esta aventura.

Lo tengo muy claro: todo el meollo que crea en sus primeros capítulos es una señal de complejidad argumental, que promete muchísimo de cara  a agrandar la historia en siguientes temporadas. El final de la primera te deja totalmente en shock, ¡no puedes parar ahí! Así que aquí va la recomendación: ¿os apetece un viaje espacial complejo? No lo dudéis, que la nave no os deje en tierra firme. La aventura os espera.

Dejarse llover y Un día perfecto

La lluvia es solo agua que cae, que no sabe de guerras ni de iras, ni de justicias o injusticias, que solo moja y así va dejando su huella. Ojalá las cosas muchas veces fueran así de sencillas. Ojalá lloviera más a menudo

Un_d_a_perfecto-269775330-large

En medio del paisaje desolador de la guerra, un grupo de cooperantes de la brigada de Transición Pacifica se afana por recuperar un cadáver en descomposición del fondo de un pozo.  Del éxito de esta misión dependerá la vida de un pueblo, una pequeña localidad que se abastece de esta agua, una fuente de vida ahora impregnada de muerte en un conflicto que asoma un valle plagado de minas. Una tarea en principio sencilla y que, sin embargo, termina convirtiéndose en una carrera de obstáculos en un paisaje donde los desastres de la guerra conviven en la mente del protagonista, un individuo sin nombre, con recuerdos de partidas de ajedrez, estrellas fugaces e inesperados cantos de gallo que, como narraciones antiguas, van pasando de generación en generación para hablar de la barbarie y del silencio de la guerra. Pero tal vez la lluvia se convierta, de pronto, en el bálsamo perfecto para calmar las heridas.

Paula Farias construye con delicadeza un calidoscopio de la guerra silenciosa, de la belleza y de la crueldad, y con un estilo poético impregnado de tintes irónicos y retazos de humor describe lo que es sentir el miedo en la nuca y convivir con él a diario. Un relato que golpea y que hace reflexionar, diferente e insólito. Una novela que cambiará tu manera de ver el mundo.

Sabes, a veces pienso que lo peor de un muerto no es lo que deja de ser, sino lo que podría haber sido. La cantidad de besos que ya no va a poder dar y la cantidad de gente que se va a quedar sin esos besos. Las lunas de agosto y las siestas con chicharras que ya nunca serán. Y las tormentas y el olor a tierra mojada y las pizzas tres quesos y los vasos de leche caliente después de un mal día. Y los cortes de manga a tiempo. Y las risas a destiempo. Tantas y tantas cosas que una vez muerto se reducen a nada, que ya nunca serán.

Cuando matas a alguien matas mucho más que lo que ha sido, matas su posibilidad de ser, de sentir, de hacer sentir. No le quitas solo a él, se lo quitas a esos otros que ya no serán nunca parte de ese posible.

Leí este pequeño gran libro durante el mes de Marzo y me toco a muchos niveles por la temática, por la forma de tratarlo y por un montón de pequeños detalles que están escondidos entre las páginas de este librito que es corto pero intenso.

9788483658369.jpg

Como tantas otras cosas me acerque a él después de leer el prólogo que escribe Fernando Leon de Aranoa. Un día perfecto adapta la historia de Paula Farias Dejarse Llover. Pero es muy complicado deciros porque es tan especial este libro y esta película. En primer lugar porque es real. Paula Farias escribe una historia cruda y bellísima a la vez, una obra que esta teñida por su propia experiencia como trabajadora humanitaria. Y aunque podría ser un drama, nada más lejos de la realidad, esta escrita de una manera tan hermosa y tan poética que hace que el lector reflexione sobre una situación nefasta, sobre un trabajo duro pero necesario y probablemente uno de los mejores del mundo. Porque ¿que hay mejor que ayudar a las personas? y en determinadas situaciones de caos y barbarie como son las guerras.

La peli para mi es distinta aunque muy fiel, esa voz tan única que tiene el libro ha de perderse, porque es una voz muy intima, todo el libro es a basa de reflexiones y una peli ya sabemos que debe tener acción. Es fascinante la brillantez con la que han creado nuevos personajes, tramas y acciones manteniendo la esencia de Dejarse Llover. Como realmente cuando ves la cinta tienes la sensación que ,aunque de una manera distinta, estas  viento la misma historia adaptada que escribió Paula Farias.

Taboo para mí excesivo.

67a2e9994462fcda00a4f3d6e302c9d0Veo demasiadas series. Veo demasiadas series y a hay ocasionas en las que me saturo. Creo que, con una de las últimas series que estrenaba HBO España, Taboo, me he saturado. En más de una ocasión no tenía claro que es lo que me estaban contando. Llegué a pensar en abandonarla, pero el magnetismo de Hardy y la poderosa fotografía lo han evitado.

Pongamos en precedentes. Cuando me enteré que el creador de Peaky Blinders y la bestia de la interpretación Tom Hardy, estrenaban en la todo poderosa BBC one un nuevo producto, pensé: vale, esto no te lo puedes perder. Todo apuntaba a calidad en mayúsculas. Que malas son las expectativas…

Todo el que vaya esperando que Taboo sea la nueva Peaky Blinders, a mi parecer, se equivoca de medio a medio. Los dos productos tienen el mismo parecido que puedan tener un huevo y una castaña. Taboo sucede un siglo atrás que la historia de mis queridos Shellby.

Y si queréis que os sea sincera, no me he enterado muy bien de qué clase de historia me querían contar. James Delaney(Tom Hardy) regresa a su Londres natal tras haber estado mucho tiempo perdido en África. Tampoco tengo idea de haciendo exactamente qué. A parte de gruñir e ir en paños menores (que no discutiremos que alegra la vista) pero el objetivo de toda la historia no tengo claro cuál es.

Vuelve para hacerse cargo de su herencia de las distintas propiedades que le deja su progenitor. Y sobre todo para hacerse con el poder de una isla situada muy estratégicamente que codician tanto la Corona Inglesa como los americanos.

A partir de aquí se entreteje una historia de venganza y violencia de traiciones y dobles
f39fb310aab1258f23ac24dbcce05892juegos. Pero a mi gusto, no termina de explotar. Todo se queda muy a medio camino. No he logrado empatizar con nadie del elenco (y todos son grandes actores). Lo que me lleva a pensar que el problema no son las actuaciones. El problema es más bien, la creación de personajes que, aunque parecen suculentos, ninguno está lo suficientemente bien desarrollado como para generarme algún interés en lo que me están contando.

Ese Taboo hace referencia a esa relación incestuosa que desde el primer intercambio de miradas entre James y su hermanastra, Zilpha (Oona Chaplin) se hace presente. Pero el tema es tocado muy por encima teniendo una resolución muy poco impactante. A parte de este arco. La serie se centra, como digo, en toda la venganza tramada por Delaney. Que nos intenta hacer creer que siempre va a un paso por delante de todos sus enemigos. Que es medio caníbal y que perdido en África adquirió un poder que le sirve para ser muy guay.

Aunque está muy torturado, un gran conocimiento de lenguas mágicas y la capacidad para provocar orgasmos en la distancia a su hermanastra. Y no podemos olvidar la distinta graduación de gruñidos que le dan un abanico de sonidos raros nunca visto por un actor. Soy muy fan de Tom Hardy, pero en lo que a su James Delaney se refiere me ha dejado fría. En más de un momento me ha parecido tremendamente excesivo.

014fdb4e50538ab4c013fa2ecce23751

La calidad de la fotografía es sublime. Recrea un Londres polvoriento, sucio y brutal. Es de esas series que ves que está pensada para meter al espectador dentro. No olvidemos que los productos ingleses nunca están mal hechos. Muy al contrario, los ingleses saben muy bien como recrear acontecimientos históricos y hacer obras de arte en sus producciones.

Es innegable que Taboo consigue a la perfección que los espectadores sientan. El frío, la humedad, la claustrofobia de una mente totalmente rota y perturbada que es la de Delaney. Sus mejores momentos son aquellos en los que la fotografía es la protagonista. Nunca me canso de ver productos con semejante nivel de perfección y dedicación. Pero en Taboo todo esto no es suficiente. Precisamente por esta calidad en todo lo que es la producción es obligación destacar y hacer brillar todo el producto. Y Taboo en lo que es historia y guión no brilla. No está a la altura de la curradísima fotografía.

Y me da rabia precisamente por eso porque Taboo lo tenía todo para brillar: un gran director, Steven Knight. Que ya ha demostrado de lo que es capaz, regalándonos la maravillosa Peaky Blinders. 

2ad0db23220c6b97c74c3461dae48a10

Y aún con todo eso no impacta. Lo tenía todo para ser una gran propuesta y se ha quedado a medio camino. Esto demuestra que los buenos productos, lo son, por una conjunción de elementos, que por separado son buenos y juntos forman cosas mejores.

Taboo no destaca más que en su fotografía y para mí ha sido una de las decepciones del año. Os confieso que a lo mejor estoy saturada de series, pero la verdad es que quiero ver muchas cosas. Personalmente me bajo del barco de Taboo que en principio está confirmada para 3 temporadas en total para terminar de contarnos la historia/venganza de Delaney. Su primer acto, tras ocho capítulos ha cerrado el telón y a mí me han perdido por el camino. ¿Qué os ha parecido a vosotros? ¿la habéis entendido? Para mi es ese el principal problema creo que me he perdido en medio de tanto gruñido.

Ghost in the Shell… El alma de la máquina.

Vamos a empezar por las confesiones:

1.- No he visto la versión de anime de 1995.

2.- En su momento no sabía que Matrix, era un batiburrillo de otras ideas interesantes que ya existían antes del colapso de Neo. Entre ellas Ghost in the Shell.

MV5BZjY3ZmJjYTgtMjExMC00ZWViLTkzZTctOGM1ZDA3YWUxMjljXkEyXkFqcGdeQXVyNjczOTE0MzM@._V1_SX1777_CR0,0,1777,888_AL_

Una vez aclarados estos dos puntos, me acerco a esta entrada, con toda la humildad y respeto que creo que se merece la idea de Ghost in the Shell. Digo respeto porque la película, es decir su trama, puede gustarte o no, pero, no se puede decir que sea una historia vacía de argumento, fácil y previsible porque no lo es.

Hablar de lo que trata es algo complicado, ya que es una de esas propuestas en la que es muy fácil decir más de lo debido. Pero para entendernos la cinta empieza justo con la creación de un híbrido máquina/humano. El cerebro de una chica que ha sufrido un accidente muy grave es trasplantado/integrado en un nuevo cuerpo formado íntegramente por tecnología muy avanzada. Toda la dicotomía, debate que se puede extraer solo con esta premisa me parece absolutamente brillante.

No puedo explicaros mucho más porque el límite de decir algo que no debo y estropearos la experiencia me frena.

¿Por qué deberías verla? Esta es una pregunta muy fácil. VMV5BMzJiNTI3MjItMGJiMy00YzA1LTg2MTItZmE1ZmRhOWQ0NGY1XkEyXkFqcGdeQXVyOTk4MTM0NQ@@._V1_SY1000_CR0,0,675,1000_AL_ale la pena. Si sois de los que
disfrutáis de este tipo de cintas y además sois fans del folclore japonés creo rotundamente que, aunque podría estar un poco más explotado, tiene momentos de brillantez. Una estética (colores saturados, planos que recuerdan videojuegos y viñetas a partes iguales) en definitiva muy de cómic, harán  las delicias de los amantes del género. Pero ¡alerta! Si sois puristas no sé qué deciros, he leído algunas críticas que tildan a esta propuesta hasta de racista y creo que en un punto importante de la trama que explica la identidad de Mayor (Scarlett Johanson), no les falta para nada razón porque la esencia de una etnia no queda dibujada por la manía que tiene Hollywood de colocar estrellas en papeles que a lo mejor deberían realizar personas asiáticas para que la historia quedará más cuadrada. Esto a lo mejor no os queda claro, pero si habéis visto la peli y sabéis de lo que trata el cómic estoy segura de que me ententenderéis cuando hablo de la verdadera identidad de la protagonista.

Dejando este tema a un lado y centrándome en lo que sí me ha gustado. Es innegable que Ghost in the Shell, es un producto riquísimo en lo que se refiere a metáforas e historia. Se nota que ha aportado mucho a la imaginación popular del siglo XXI y que a su vez bebe de productos tan míticos como Blade Runner. Sin duda me quedo con el trasfondo de una historia muy compleja que, aunque podría haber sido explotada con más brillantez, compro la propuesta que me han vendido. Y le doy una estrella extra por el dramatismo y la historia de empatía humana que esconde esta máquina.

MV5BMDYzNTU0MDctZTBmNS00NmI0LTk3MmMtNzYzNjgzMWJhZGNiXkEyXkFqcGdeQXVyNjczOTE0MzM@._V1_

La Isla Calvera: El hogar de Kong.

He comentado alguna vez lo malas que me parecen las expectativas. Generalmente, cuando esperas algo con muchas ganas, dicha historia no suele cumplir lo que el temible hype nos había hecho creer. La historia de mi vida suele ir siempre bastante acompañada de las desastrosas experiencias que me llevo con el maldito/amado fenómeno del fan entusiasmado.

353x202_1

Hoy vengo a hablar de la última aventura que se ha estrenado hace unos días en pantalla grande, la milésima adaptación del icónico King Kong. El director de la película, en esta ocasión, es alguien nuevo en esto de las grandes producciones. Viene de esta nueva tendencia que tiene Hollywood de dar un producto muy rentable y mucho dinero a directores jóvenes y del mundo indie, en este caso, Jordan Vogt-Roberts. Hace unos tres años, Vogt-Roberts nos presentaba su primera obra: The Kings of Summer (2013) Tras este primer proyecto, Jordan se aventura en el mundo de los blockbusters.

Kong: la Isla de la Calavera nos cuenta cómo un grupo de científicos, escoltados por militares se aventuran en el corazón del Océano Pacifico, con la intención de cartografiar una misteriosa isla flanqueada por un sistema de precipitaciones violentas, lo que viene siendo tormentas tropicales que no llegan a huracanes, pero que no invitan, precisamente, a acercarte mucho. Kong: La Isla de la Calavera es de ese tipo de cintas en que los personajes tienen una misión, la historia no tiene más que acompañar a los personajes de un punto A a un punto B (historias como Jurassic Park, entre otras, aunque, personalmente, creo que esta propuesta de Kong no le llega a la propuesta de los dinosaurios  ni a la suela de los zapatos).

097663.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Con esto no digo que la película sea mala, creo que tiene cosas muy buenas, cosas muy poco aprovechadas y cosas que la convierten en un mal producto.

Para empezar, la peli tiene una estructura clásica dividida en tres actos. La primera parte nos muestra en qué consiste la misión, vemos el reclutamiento de todos los personajes que se unen a la aventura y nos vamos con ellos hasta las puertas de la Isla; en el segundo acto veremos todo el desarrollo de la aventura; y el tercero cierra la cinta con imágenes espectaculares de un enfrentamiento. Bien, hasta aquí todo correcto. Pero creo que podemos utilizar esta estructura para que entendáis cuál ha sido mi experiencia.

El primer punto, y el que creo que convierte a esta película en un mal ejemplo de cine de evasión y aventuras, es el desarrollo de los personajes. Lo que no puedo disculpar es que en una historia de estas características me importe un pimiento lo que les pueda pasar a ninguno de los personajes. Repito: a ninguno. La primera parte de la cinta cumple el objetivo de ir rápido, para los que tengáis ganas de ver a un mono muy grande y muy enfadado, no hay que esperar media cinta para hacerlo, estáis de suerte: a los veinte minutos, los planos del fiero rey Kong son los auténticos protagonistas de la historia. Pero esto tiene un contrapunto nefasto para los personajes. Son muchos y variados, pero, salvando al personaje de Samuel L Jackson y a un divertido John C Reilly (que tiene algo más de historia, que no profundidad), los demás, absolutamente todos, están vacíos, son planos y no despiertan ninguna empatía. A mi parecer, no se trata de un mal elenco de actores, con figuras como las de Tom Hiddleston, Brie Larson o John Goodman; el problema no es de actuación, es lo poco trabajados que están los protagonistas. Los actores están ahí como mera comparsa para que el público se divierta viendo criaturas imposibles, paisajes de ensueño y formando parte de la aventura. Pero, ¿qué aventura puede sentir el espectador si no conecta y no le importa lo que les pase a los personajes? La gran atracción de esta cinta es Kong. En el segundo acto, durante unos 20 minutos largos, el gorila desaparece y la peli cae en picado, porque es en ese punto cuando necesita que la historia recaiga sobre quienes están viviendo la expedición a la Isla.

526252.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

El segundo acto avanza a trompicones; cuando la historia nos muestra una nueva criatura o alguna maravilla, crea emoción y entretenimiento, pero cuando solo vemos a los humanos en pantalla, el ritmo decae. En este punto una de las cosas que quiero destacar es el nivel de homenaje que tiene la cinta. Las criaturas, personalmente, me han gustado, y si sois fans de la maravillosa peli de El viaje de Chihiro, estad atentos a esas criaturas cadavéricas y extrañas porque, según el director, tienen mucho de los sin rostro. Referencias a productos como Old Boy o a animes de culto harán las delicias a los fans del cine de serie B y a los productos menos convencionales de la industria. Pero, a mi parecer, no solo de referencias vive el fan y a veces necesitamos más profundidad y menos homenaje.

Kong transcurre en 1973 y sirve para conectar la película que vimos en 2014 de Godzilla, y para que los dos universos se vayan dando la mano, ya que para el 2020 está anunciada la nueva producción que enfrentará a estos dos iconos del celuloide.

Se nota un interés especial en que el espectador se fije en la empresa que representa John Goodman, la misma que sale en la cinta de Godzilla de 2014. La empresa en cuestión, financiada por el gobierno, tiene la misión de investigar y esconder evidencias de fenómenos extraños para que no cunda el pánico en la población. Por un lado, esta referencia y un par de momentos en los diálogos de ambas tienen puntos de conexión entre el personaje de Goodman y el que interpretaba el genial Bryan Cranston en 2014, las  dos frases miméticas que hablan de que antes del descubrimientos todo el mundo les tildaba de locos hasta que la evidencia atrapa al resto del elenco. Aparte de eso, tendremos que esperar hasta 2020 para descubrir cómo se encuentran y se enfrentan estos dos titanes.

524065.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Para ir acabando: La peli tiene un aire a Serie B que, si sois fans del género, seguro os gustará. Personalmente, me quedo con el mensaje pacifista y ecológico que desprende la cinta y algún que otro guiño a mi adorado Miyazaki, tanto con El viaje de Chihiro como con La princesa Mononoke (la crítica de cómo llegan los humanos a un territorio virgen y empiezan a dañarlo, o esos magníficos ciervos tienen mucho del cine del estudio Ghibli). Y aunque no me quedo con el método de integrar la música, que me parece un poco forzado, sí me quedo con la música; responsable de lanzarnos a la década de los 70 con grandes temazos que acompañan toda la historia, y que sirven como alivio a tanta sosez actoral, y entre bicho y bicho, la música, en más de una ocasión, resuelve el problema del ritmo.

Life o Muere de aburrimiento…

Cada vez me gusta más el género de Ciencia Ficción, me apasiona, me lo paso genial con los dilemas que plantea, con el punto de imaginación que desprenden y con el nivel de teorización que nos retan a jugar.

Después de leer criticas nefastas de Life, al final, me decidí a ir al cine a verla para comprobar por mí misma si era tan horrible como la pintaban…

Y mi veredicto es el siguiente, no es una película horrible, hasta me atrevo a decir que noMV5BMzAwMmQxNTctYjVmYi00MDdlLWEzMWUtOTE5NTRiNDhhNjI2L2ltYWdlXkEyXkFqcGdeQXVyMTkxNjUyNQ@@._V1_SY1000_SX675_AL_ está mal planteada, pero si es cierto que es una historia que tenemos demasiado fresca. Life es el intento numero mil de ser Alien. La historia, los personajes, la trama es exactamente igual y creo que cuando se ponen tan exquisitos por los temas de derechos de autor, en este caso en concreto, deberían de pagar algo para tener derecho a ganar dinero con una historia que absolutamente cada giro recuerda a algo. Entre Gravity, Marte y Alien. La historia va pivotando sobre estos patrones, pero no hay nada nuevo ni original en toda la historia.

Y si olvidamos todo esto que acabo de decir, y directamente nos acercamos a esta propuesta desde la perspectiva de ver una cinta de ciencia ficción/terror que pasa en el espacio, sin ánimos de compararla con nada, que es muy difícil ya lo sé. Pero si intentamos acercarnos a esta cinta con la mente un poco vacía solo con la intención de pasarlo bien, bueno, por intentarlo no pasa nada, pero no sé yo si lo conseguiréis. Supongo que es muy difícil ser un producto con tantas cosas en común con una obra cumbre del cine de ciencia ficción y terror como es Alien. Pero, aun así, lo siento, las competidoras son duras, y esta propuesta no le llega a su predecesora ni a la suela de los zapatos.

Ya veis que he intentado hacer un ejercicio de intentarme quedarme con algo positivo de la cinta, pensándolo bien, flotan muy bien, al principio se consigue una Li bastante interesante. Intenta crear una especie de relación familiar entere el espectador y

MV5BMTk3NTk1MTkwNF5BMl5BanBnXkFtZTgwOTA5Nzc4MDI@._V1_los astronautas, pero se queda en eso en un mero intento. Las presentaciones y el proyecto de intentar que te importe lo que les pase a los personajes se queda en eso, intento. A partir de aquí la parte del quid de la cuestión propiamente dicha, como no hemos empatizado con los personajes pues en mi humilde opinión tampoco de acaba de importar lo que les suceda, si luchan contra la nueva forma de vida.

A mi parecer una película que logra ser entretenida, a ratos. Que tiene muchas lagunas en lo que son los personajes y que no consigue que te impliques en la aventura espacial que pretende ser. Una vez más, como en Kong, no creo que sea problema del elenco. Caras como Ryan Raynolds, Rebeca Ferguson o Jake Gyllenhaal, están totalmente desaprovechados. Hay un momento pasado el ecuador de la cinta que ya sabes lo que pasará pero incluso da pereza seguir viendo algo que en el fondo no nos sorprenderá. No hablo del final final, sino de la parte de la historia, que denominaremos el tercer acto y cierre, ese punto es tremendamente cansino y predecible.

Bajo mi humilde opinión no os la recomiendo en absoluto, una cinta con un gran elenco muy mal aprovechado, que no aporta nada al género y que no deja de ser una copia sin lustre de otras cosas mucho más interesantes.

MV5BNjk4NTM3NTU5NV5BMl5BanBnXkFtZTgwNDcxNDczMTI@._V1_

THE CROWN: El peso de la responsabilidad la elegancia de una corona.

Hablando de productos más ligeros que otros. La semana pasada tuve el gran placer de terminar la primera temporada de la serie de Netflix, The Crown. Un producto que no tiene absolutamente nada de ligero. The Crown es una de las series que más me ha impactado en los tres meses que llevamos del 2017. También tiene el record de ser la producción más cara de la plataforma líder de vídeo bajo demanda.

La serie creada por Peter Morgan, creador de de cosas como: Rush, El último rey de escocia, The Queen, El desafío: Frost conrta Nixon entre otras) , Stephen Daldry, Philip Martin, Julian Jarrold y Benjamin Caron

0c6371e2a28eea1e908e2150da77c000

The Crown está basada en la exitosa obra de teatro de Peter Morgan “The Audience” que nos relata la historia de la relación entre dos de las direcciones más famosas del mundo: El Palacio de Buckingham y el número 10 de Downing Street, las intrigas, amores y maquinaciones que forman parte de la historia del siglo XX. La potencia que suena al decir dos casas, dos cortes una corona. Toma un total significado a la hora de hablar de esta gran producción.

d9ae101713fc097772d6c3c792afff90Por lo que se sabe hasta ahora es que, cada temporada, nos narrará las rivalidades políticas e intrigas personales durante una década del reinado de la Reina Isabel II. Y es así como la primera temporada empieza a abrir boca en el espectador. Nos encontramos delante de una princesa de 25 años que deberá hacer frente a la abrumadora tarea de dirigir una de las monarquías más famosas del mundo, al mismo tiempo que forja una relación con un dominante y carismático Primer Ministro curtido por la guerra: Wiston Churchill.

La propuesta más cara y más historica de Netflix, nos presenta no solo un biópic de un gran personaje real, sino que utiliza la figura de la reina Isabel II para hacer una radiografía tremendamente interesante, a todos los niveles: políticos, económicos, religiosos o sociales. De la situación que vivió Inglaterra al salir del segundo conflicto bélico.

Aunque a muchos espectadores les pueda tirar para atrás ver este tipo de historias es necesario que sepáis que The Crown, aunque su eje central es mostrarnos las relaciones íntimas que tiene la reina: Primero, como princesa, con su adorado padre, el rey Jorge VI (el rey tartamudo), perfectamente retratado por un magnifico Jared Harris, que aunque no tiene un papel largo en el tiempo es vital para entender la influencia y el peso que tiene en su hija heredera.

A partir de los distintos miembros de esta real familia vemos como Isabel se enfrenta a la ardua tarea de llevar un reino sobre su espalda. Vemos sus inseguridades, su buen carácter, sus dudas, temores y la dicotomía que hay detrás de un personaje como el suyo. El peso de una corona que en innumerables ocasiones debe dejar su papel de esposa, madre o hermana a favor de una buena decisión para su país.

La serie, aunque se apoya indiscutiblemente en Isabel II, en muchos episodios comparte protagonismo con un personaje gigantesco, interpretado con una brillantez exquisita por John Lithgow, su Wiston Churchill es magistral, ya que en ningún momento, en el que está en escena, ves al actor, siempre ves al personaje.  Y señores que pedazo de personaje.

887a037318cece74ecfadc3a1c0dc8ad

Describir lo que hace Lithgow en esta serie es muy difícil porque no hay palabras. Me parece fascinante el retrato que transmite de una persona tan icónica e importante. Como consigue que el espectador vea la leyenda que consiguió tanto por Inglaterra durante la segunda guerra mundial y al mismo tiempo un hombre con sus luces maravillosas y con sus sombras. Hasta llega a retratar al Primer Ministro como un niño pequeño que es incapaz de soltar su juguete más preciado que es el poder. Durante toda la primera temporada el declive de Wiston Churchil se va haciendo patente en muchos planos vemos como le cuesta andar y la tozudez y el mal carácter que desprende se dan la mano con el encanto y el magnetismo que era capaz de desprender. Es fascinante ver como un actor es capaz de transmitir tanto y tan bien.

La serie va pivotando sobre estos dos grandes personajes y al igual que ya hemos visto grandes momentos de la historia retratados de una manera, nunca mejor dicho majestuosa, la serie lo tiene difícil para seguir ofreciéndonos tal nivel de perfección. Se avecinan personajes de la talla de La Dama de Hierro, Diana de Gales, sus hijos entre otros y por lo menos yo estoy impaciente por explorar más huecos salseros de la historia que no se pueden encontrar en los libros de historia. En los cuales nunca ves como determinados sucesos importantes recaen sobre los personajes que los viven en primera línea. Larga vida a The Crown y a Netflix.